¿Qué estoy haciendo con mi vida?

Actualizado: nov 18

Hay momentos en la vida que nos obligan a detenernos y a encontrarnos con nosotros mismos.

Nos damos cuenta que esta no es la vida que queríamos y que además nos hemos dejado llevar por las circunstancias.

La vida en un momento u otro hace que paremos, para reflexionar sobre cuál es nuestro verdadero camino y lugar.

Conectar con uno mismo es descubrir nuestro "para qué" y descubrir quienes somos en realidad.


Vivimos con prisas, acelerados, con expectativas idealizadas y esperando de los demás. Buscando comprender el mundo y a las personas que nos rodean, tratando de encajar de alguna manera, para ver si de este modo hayamos lo que nuestra alma tanto desea.


Vivimos esperando y buscando pertenecer a algo que nos haga sentir validados y reconocidos.

Miramos hacia fuera viendo lo que los demás "aparentemente valoran" en la sociedad y nos lleva a comportarnos buscando ser una cópia de lo que "aparentemente funciona" en la sociedad.


¿Hasta cuándo vamos a seguir funcionando así?

¿Cuándo vamos a empezar a darle valor a lo que está dentro de nosotros?


Sin darnos cuenta, vivimos en continua comparación, viendo en los demás lo que uno no tiene y no reconociendo lo que uno si tiene. Eso que nos hace únicos, que está en nuestro interior y a lo que solo uno mismo puede acceder.


Es hora de cambiar el foco y ponerlo hacia uno mismo.

Basta de vivir en carencia.

¿Realmente, es así cómo quieres seguir viviendo?

Basta de vivir esperando y de vivir con expectativas. La mayor parte de las veces no se cumplen.

Cada uno experimenta la vida de forma distinta y se manifiestan hacia los demás desde sus necesidades y esencia, no desde lo que cada uno de nosotros consideramos que debería ser.


Ya es hora de empezar a darnos lo que nos merecemos recibir. Puede parecer un acto egoísta, pero no lo es.

Cada uno de nosotros debemos ser dueños de regar nuestras necesidades, de cuidar y alimentar nuestros sueños y de proteger nuestra alma de gestos y comentarios que nos pueden hacer daño.


Saca tu fuerza, cuídate, ámate, respétate y date valor.

No esperes a que otros lo hagan, no pongas tu vida y tu alma en manos de los demás.


Sí, aprendemos a vivir con amor y cariño hacia uno mismo, la relación con los demás cambiará.

Ya no seremos personas esperando y funcionando a merced de los demás, seremos personas con control sobre nuestras vidas.

Podrás dar desde la abundancia, ya no esperarás nada y cualquier cosa o gesto que te llegue de a fuera lo apreciarás y valorarás mucho más. Ya no estarás pensando en lo que debería haber sido. Simplemente lo recibirás y agradecerás desde tu plenitud.


Saca tu parte guerrera por ti, por tu bienestar y por tu felicidad. De esta forma, conseguirás hacerla llegar a tu alrededor y por supuesto podrás compartirla.


Cuida tu alma, no la dejes en manos de otros y podrás hacer mucho más.


Vive la vida desde la consciencia, con amor y respeto hacia uno mismo y hacia los demás.

No busques que las cosas ni las personas cambien.

Sé tú el cambio que quieres ver en los demás.













27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo